Tratamiento natural: Alergias

Por

20 abril, 2009

alergiasUna alergia es la hipersensibilidad a un alérgeno, una sustancia extraña al organismo, y produce diversas reacciones. En la nariz se presenta la fiebre del heno; en los bronquios el asma; y en la piel la urticaria o el eczema. La presencia de un alérgeno en un persona alérgica genera anticuerpos en la sangre que neutralizan el alérgeno, pero cuando el alérgico toma contacto nuevamente con el alérgeno, se libera histamina y otras sustancias. Estas sustancias son normalmente anodinas, pero cuando se liberan por este mecanismo producen síntomas alérgicos.

La sustancia que produce la alergia puede ser inhalada – polen, esporas de hongos, polvo, pelo de animal…- o ingerida al presentarse en determinados alimentos, como la leche, huevos, chocolate, harina, pescado, crustáceos, fresas, o en determinados medicamentos – aspirina, bromo, sulfonamidas- o manipulada , como es el caso de determinadas sustancias químicas -níquel, cromo, colorantes, cosméticos o jugos de diversas plantas.

Los síntomas surgen cuando el individuo alérgico entra en contacto con el alérgeno al cual es sensible. Esta es la causa de que los síntomas sean, a menudo, periódicos.
Las alergias son, en cierta manera, hereditarias, aunque no es la propia enfermedad alérgica la que se hereda, sino solamente la tendencia a la hipersensibilidad. Los hijos de padres asmáticos no padecen necesariamente el asma, pero pueden presentar eczema o fiebre del heno.

La fiebre del heno o rinitis alérgica es una enfermedad muy común producida generalmente por el polen. Éste se adhiere a la membrana mucosa del nariz produciendo una abundante secreción acuosa, irritación nasal y estornudos. Puede producir también otros síntomas como la inflamación de la conjuntiva del ojo (conjuntivitis alérgica) e incluso fiebre alta.

Debido a la sintomatología de esta patología se considera en la medicina china a la fiebre del heno como un desequilibrio en la energía metal y por tanto de sus órganos y sistemas asociados: pulmón e intestino grueso.

Atendiendo a esto se considera perjudicial para el aparato respiratorio.

Se debe evitar:

  • Polución y tabaco.
  • Productos lácteos, debido a sus elevado contenido graso y proteico atasca las mucosas pulmonares e intestinales.
  • Las harinas refinadas, los panes y bollería en general. Las harina crean una mucosidad abundante que se adhiere a las mucosas pulmonares e intestinales, entorpeciendo sus funciones.
  • Exceso de azúcar, daña la flora intestinal.

Se debe potenciar:

  • Ejercicio físico que ayude a oxigenar y limpiar los pulmones.
  • Las verduras y los cereales integrales biológicos.
  • Respiraciones profundas que estimule la motilidad natural de los intestinos y por otro airear y oxigenar los pulmones.

Tratamiento natural

Aloe Vera para las alergias

Asma.

Una de los remedios más antiguos para el asma consiste en hervir algunas hojas de aloe vera en una olla con agua y respirar el vapor. Si el asmático no puede respirar el vapor caliente deberá hacer uso del jugo comercial estabilizado puesto en un atomizador y respirar el jugo vaporizado en frío.

El aloe tiene efecto broncodilatador.

Alergias cutáneas.

El aloe calma el dolor, reduce la comezón, el picor y la irritación, y cura las erupciones y llagas. Para estos casos utilizaremos el jugo de aloe rociando frecuentemente las zonas afectadas.

Urticaria.

Podemos tomar un baño de agua templada al que añadimos el siguiente preparado:

Una cucharada de ortiga, una de malva, una de verbena, una de flor de saúco y una de cola de caballo. Esto lo ponemos a hervir siete minutos a fuego lento en dos litros de agua. Le añadimos un vaso de aloe y vertemos todo el preparado al agua de la bañera. Esto lo podemos hacer a diario hasta que desaparezcan los síntomas.

Trasfondo psicológico

Fiebre del heno

La nariz representa el poder, la sexualidad y el orgullo.

Miedo a la sexualidad, lucha peligrosa contra representaciones de estos temas como es el polen (células reproductoras masculinas de la planta) y otras semillas (gramíneas y heno). Al cerrarse a estos símbolos, la nariz se hincha y la conjuntiva se inflama. Reconocer la agresión como una de las fuerzas fundamentales de la vida y aprender a valorarla y aprovecharla conscientemente. Descubrir la sexualidad no vivida y abordar de nuevo el tema, aceptando la lucha por el propio placer y capacidad de amar. Resolución reconocer la angustia y el rechazo inconscientes al tema de la sexualidad.

Flores de bach

Se obtiene a menudo excelente resultados con aquellos remedios que hacen a la persona más tolerante.

  • Haya: ayuda a contrarrestar la intolerancia, la incompatibilidad y la alergia.
  • Manzano silvestre: depurativo para la sangre.
  • Acebo: Efectivo cuando existe una fuerte reacción de defensa (estornudos, irritabilidad, …).
   

1 comentario

  1. rafael fosch dice:

    El problema de la alergia es descubrir exactamente que alérgeno/s es el que nos suscita esa hipersensibilidad e hipersusceptibilidad. Una vez podemos averiguar, no con cierta dificultad que alérgeno/s es ó son, podremos en cierta forma hacerles frente.

    Puede ser una causa ó multiples causas, puede ser de origen genético, de origen nutricional, puede ser por contacto táctil, por vía aérea y por tanto olfativo, pueden tener un origen yatrogénico (medicamentoso), puede tener origen otra enfermedad, etc…

    Cuando los colonizadores llegaron a los paises destino conllevaron enfermedades que los indígenas no podían afrontar ya que, su sistema inmunológico no estaba diseñado para afrontar esos nuevos retos que acabaron con muchas vidas, lo que nos informa
    que el lugar ó ecosistema predispone a crear sus propios anticuerpos pero, que cuando aparecen nuevas substancias, bacterias, enfermedades, etc. entonces surgen aler- gias y el sistema inmunológico falla. Entonces son necesarias varias décadas para que
    otras generaciones tengan ó fabriquen esos anticuerpos y se reequilibren sus sistemas orgánicos y naturales.

    Remedios: si son de origen genético hay que ponerse en contacto con el alergólogo vía médico de cabecera. Si son de otro origen hay que ponerse en manos de un buen terapeuta naturista y/ó homeópata.

    Como muy bien señala la Dra Rocio Fraile todo lo que sea potenciar las defensas naturales a través del ejercicio, la dieta, el sueño, etc. evitando en lo posible todo contacto con las substancias que rechaza el cuerpo ayudan y mucho a evitar muchas alergias.

    Habría que hacer hincapié en que nuestra dieta actual, en general, un abuso desmesurado en la infancia de los productos lácteos, la proteína cárnica y el azúcar refinado en todos sus aspectos: chuches, bollería, pasta, etc. son todas ellas substancias que crean
    ácido pirúvico (que es el desecho de la célula nerviosa) en demasía e hipersensibiliza el sistema nervioso inflamando la zona de contacto con el alérgeno y desembocando en alergia.


Deja un comentario