Los creativos culturales

Por

3 agosto, 2009

 

CreativeMind2

 

El concepto creativo cultural fue acuñado hace algunos años por el sociólogo Paul H. Ray y la psicóloga Sherry Ruth Anderson en el libro Creativos culturales. En este libro afirman que se ha activado una revolución silenciosa resultante de la convergencia de movimientos alternativos. Según el estudio que apoya el libro y el Eurobarómetro, el 24% de los miembros de las sociedades modernas han adoptado una forma de ser y de pensar que no se corresponde con el modelo occidental supuestamente vigente, el basado entre otras cosas en el individualismo, el consumo, la búsqueda del éxito y el dinero.

 

Los creativos culturales son el germen de una profunda modificación de la sociedad. Aborrecen la violencia en todas sus formas, ejercen menos presión sobre el medioambiente y están más abiertos a entender a otros y a cooperar con ellos. Sus estilos de vida son más sencillos, no porque tengan menos dinero sino por su preferencia intrínseca por la simplicidad y la autenticidad. Todo esto significa que los creativos, más que los modernos, podrían vivir en el planeta sin alentar el terrorismo ni la guerra, sin crear conflictos culturales o religiosos y sin provocar la escasez de recursos ni la degradación medioambiental.

 

Amor a la naturaleza

 

El rasgo más característico de los creativos culturales es la sensibilidad hacia la naturaleza y la preocupación por el futuro del planeta. No se trata de ser ecologista en el sentido militante del término, pero sí de considerar que uno de los principales desafíos presentes y futuros consiste en la protección y la conservación del medio ambiente.

 

Estas personas conceden una importancia primordial a las relaciones interpersonales, por encima de planteamientos grupales o colectivos. El crecimiento personal, la inteligencia emocional, el valor de la empatía y de la asertividad, el desarrollo espiritual y psicológico se imponen para ellos sobre otros valores, especialmente sobre los de índole material.

 

Los creativos culturales buscan la mejora personal, pero no son individualistas. Rechazan toda violencia y abuso en cualquier lugar del mundo. En ese sentido fomentan y apoyan las causas solidarias, en especial cuando van dirigidas a las colectividades y grupos más débiles. Se implican activamente en la transformación de la sociedad, pero lo hacen menos mediante la participación política tradicional que a través de fórmulas como el voluntariado, la cooperación o la vinculación a ONGs.

 

Ervin Laszlo, presidente del Club Budapest, en su libro Tú puedes cambiar el mundo (Ed. Nowtilus), hace referencia a los creativos culturales y los compara con la tendencia imperante, los modernos.

 

¿Quiénes son los modernos?

 

Los modernos aspiran a:

 

  • Ascender por la escalera el éxito con pasos medidos.

 

  • Hacer o tener mucho dinero.

 

  • Tener un buen aspecto y seguir la última moda.

 

  • Que los medios de comunicación los entretengan.

 

Están convencidos de que:

 

  • El cuerpo es como una máquina.

 

  • Las grandes empresas o los grandes gobiernos tienen el control y ellos saben qué es lo más conveniente.

 

  • Lo más grande es lo mejor.

 

  • Lo que vale es lo que se puede medir.

 

  • Analizar las cosas punto por punto es la mejor forma de solucionar un problema.

 

  • La eficiencia y la rapidez son las prioridades fundamentales: el tiempo es dinero.

 

  • La vida puede compartimentarse en esferas separadas: trabajo, familia, socialización, sexualidad, educación, política y religión.

 

  • Preocuparse por las dimensiones profundas y espirituales de la vida es superfluo e irrelevante para el negocio real de la vida.

 

El surgimiento de los creativos culturales

 

  • Los creativos culturales compran más libros y revistas que los modernos, escuchan más la radio, preferentemente noticias y música clásica, y ven menos televisión.

 

  • Son consumistas empedernidos de arte y cultura, acostumbrados a involucrarse en estos asuntos ya sea como aficionados o como profesionales.

 

  • Los creativos quieren conocer la historia completa de cualquier cosa que caiga en sus manos, desde las cajas de cereales hasta los artículos de las revistas. No les gustan las descripciones de productos o los anuncios que sean superficiales, quieren saber cómo se originan las cosas, cómo se han elaborado, quién las hizo y qué pasará con ellas cuando ya no sirvan.

 

  • Los creativos culturales desean bienes y servicios reales. Han liberado la rebelión contra los productos que consideran falsificaciones, imitaciones, desechables, estándar o simplemente de moda.

 

  • Los creativos no compran por impulso sino que investigan lo que consumen, leen las etiquetas y se aseguran de que obtienen lo que quieren; no se limitan a comprar los últimos artilugios e innovaciones que salen al mercado.

 

  • Los creativos culturales son consumidores de experiencias intensas, instructivas o vivificadoras como talleres de fin de semana, reuniones espirituales, actos de crecimiento personal y vacaciones experimentales.

 

  • Los creativos culturales desean que sus casas mantengan el equilibrio ecológico tanto como sea posible, evitan la exhibición de su estatus y quieren que su hogar esté lleno de rincones y huecos interesantes; les gusta trabajar en casa.

 

  • La amenaza más común entre los creativos es su holismo, mostrado en su preferencia por los alimentos completamente naturales, el cuidado holístico de su salud, el sistema completo de información y en su equilibrio holístico entre el trabajo, el descanso, el consumo y el crecimiento interior.

 

  • Y, en lo relativo a los productos materiales, los creativos culturales prefieren aquellos que sean eficientes y ecológicos, como un combustible eficiente o un coche que sea relativamente no contaminante, y que también pueda reciclarse.

 

Los creativos se consideran a sí mismos sintetizadores y sanadores, no sólo de forma personal sino también para su comunidad, en el plano nacional e incluso en el global. Aspiran a lograr un cambio en los valores personales y en el comportamiento público que modifique la cultura dominante y supere el mundo mecanizado y fragmentado de los modernos.

 

 

   

14 comentarios

  1. rafael fosch dice:

    “tu puedes cambiar el mundo” es el libro de Ervin Laszlo que todo el mundo debiéra
    leer. En el plantea la parte individual que nos toca aportar, como seres humanos que somos, para que el mundo sea más humano, genuino y ambientalmente sostenible…

  2. nino dice:

    Excelente nota, me ha sido de mucha inspiracion. Me alegra saber que somos varios los que creemos que se pueden cambiar las cosas, iniciando desde adentro de uno mismo. Saludos.

  3. Jesús Soler dice:

    Cierto q vivimos una tímida revolución cultural; lo veo en mí, en algunos amigos y en vosotros. Pero aun es demasiado silenciosa, y se ve muy eclipsada por esta sociedad del consumismo y del sensacionalismo, y por esa gran masa de conservadores amargados. ¿Esta tímida cultura creativa es la esperanza que el mundo necesitaba? Ello depende de la voluntad de todos y cada uno de nosotros, los creativos culturales.

  4. Este artículo me encanta, de vez en cuando lo releo porque me siento identificada. Ya hablé de ello en mi blog hace tiempo (http://dialogoconlatierra.blogspot.com/2008/07/eres-un-creativ-cultural.html) y hoy he vuelto a mencionarlo (http://dialogoconlatierra.blogspot.com/2010/03/cocina-con-consciencia.html). Espero ir conociendo y coincidiendo con gente que piensa y siente de manera similar, y y también que cada vez haya más creativos culturales. Enhorabuena por vuestra revista, soy lectora fiel.

  5. El cambio de conciencia viene implementandose de manera progresiva hasta alcanzar una masa crítica. Entonces habrá un cambio cuántico. No desmayar, perseverar, seguir pensando positivamente, ser proactivos de la transparencia y la bondad, esto es una contribución modesta pero acumulativa. Al alcanzar el volumen suficiente este nuevo paradigma del servicio a la comunidad, del altruísmo y la generosidad del compartir, alcanzará el poder suficiente para desplazar a las viejas ideas egóicas e individualistas. Bien por el artículo Alberto, siempre oportuno.

  6. Antonia dice:

    Creativo cultural es un buen nombre y una buena causa para evitar el declive violento de un sistema. Como dice mi padre que es jardinero si una planta no crece bien, se poda, se cuida mirándola crecer, no se arrasa, y así arremete contra la vida exhibiéndose con todo su esplendor.
    El silencio lo interpreto como la no violencia, tolerancia, dar lugar a la auto-indagación y expresividad propia y de los demás, dando lugar a que la lógica caiga por su propio peso. Es lo que la sociedad actual pide a gritos. Nosotros los hijos de la acelerada vida esquematizada y separatista necesitamos convivir y creer. Las viejas ideologías se separan solas, harán el camino donde poner el pie para seguir el siguiente paso porque el “creativo cultural” pide paso.

  7. María de los LLanos Muñoz dice:

    El cambio de conciencia es silencioso, sí, pero se está produciendo y, como en la película “Cadena de favores”, se va extendiendo de forma exponencial. Servir de ejemplo a nuestros hijos, contagiar a las personas que nos rodean de ese afán por alcanzar la autenticidad y la simplicidad, es la estrategia que conseguirá, poco a poco, que ese cambio de conciencia llegue a producirse. Ser capaces de mantenernos al margen de todo aquello que intenta manipularnos, creándonos necesidades que no tenemos. Ser capaces de separar en los discursos de los dominantes aquello que dicen para infringirnos miedo. Fomentar una capacidad crítica que nos permita cuestionarnos la veracidad de aquello que nos intentan vender como lo mejor para nosotros, como la llave de nuestra felicidad y que, una y otra vez, nos lleva a la insatisfacción. Ser conscientes de que formamos parte del TODO: cuidarnos para cuidarlo… cuidarlo para cuidarnos.

  8. Para distinguir las cosas que de verdad hacen falta para vivir podemos empezar, por empezar, haciéndonos la pregunta que suelen hacerle a los/las famosos/as. ¿Que tres cosas son absolutamente imprescindibles en tu bolso o mochila?
    Pregunta que yo completaría preguntando ¿Y si con esas tres cosas que elijas tuvieras que viajar a todas y cada una de las partes de la tierra?
    Yo lo tengo más o menos claro:
    Un alambique, un manual de supervivencia y una caja de herramientas básicas.
    Y por supuesto vacunada de todo lo que se pueda.
    Simple ¿no?

  9. Para distinguir las cosas que de verdad hacen falta para vivir podemos empezar, por empezar, haciéndonos la pregunta que suelen hacerle a los/las famosos/as. ¿Que tres cosas son absolutamente imprescindibles en tu bolso o mochila?
    Pregunta que yo completaría preguntando ¿Y si con esas tres cosas que elijas tuvieras que viajar a todas y cada una de las partes de la tierra?
    Yo lo tengo más o menos claro:
    Un alambique, un manual de supervivencia y una caja de herramientas básicas.
    Y por supuesto vacunada de todo lo que se pueda.
    Simple ¿no?
    Y si fuera sólo una. El alambique. Con ropa anti-térmica por supuesto

  10. walter enrique dice:

    Muy interesante , saber que existe gente con esta estructura ,gratifica y fortalece , ojala esto creciera y prevaleciera , agradezco haber tomado conocimiento del tema y al autor de el articulo.

  11. Adelaida Palomar dice:

    Estimados señores,

    Nos ponemos en contacto con ustedes desde el departamento de comunicación
    de la empresa *néo**enews *(www.neoenews.com) para darles a conocer la
    celebración del “Bag in Town – A bag for 24 hours” para jóvenes creativos.

    Se trata de un concurso remunerado promovido por EASTPAK con la
    colaboración del Instituto Europeo de Diseño (IED) dentro del portal
    creativecontexts.com. Con este fin rogamos si sería posible contar con
    ustedes para promover la participación al concurso a través de su espacio
    web. En caso de esatr interesados, solicitamos una dirección de mail para adjuntar la nota de prensa con toda la información
    sobre el concurso, un breve y la imagen complementaria.

    Asimismo en caso de aceptar y colaborar con nosotros, estimaríamos nos
    informaran de que esta noticia es publicada.

    Agradecemos su atención, y el tiempo prestado.

    Atentamente,

    Adelaida Palomar
    PressOffice *néo**enews*

  12. asdadqweas dice:

    Siempre encasillando y categorizando gente?
    Que mejor forma de manejar masas que decirles que son mejores y diferentes al resto.
    “Mentes abiertas” noten como cualquier actitud o forma de vida esta encasillada en un titulo. Mucha rebelion contra la sociedad pero bien que ando digan culturales creativos van a levantar la mano.

    Son personas con gustos y una mente diferente, como todos. No existen 2 tipos de personas nomas. ignorantes :D

  13. marcela bermudez dice:

    mmmm. me gusta ser creativo. soy creativo. siempre lo fui. siempre lo seré. ahora lo sigo siendo.

  14. Joan dice:

    Hace unos años un buen amigo empezó a llamarnos “Namastes” en referencia a los que según este artículo llama creativos culturales, y sinceramente a mi me gusta mucho más. Tengo que decir que esto no es nuevo para mi, llevo años viendo como se va tejiendo y emergiendo esta red de personas implicadas en su propio proceso.Contagiando a las personas que están a su alrededor. Para mi, es una cuestión de tiempo, osea que paciencia, fe, ilusión e implicación. Y sobretodo acción. Se invita mas con el ejemplo que con las razones. Un abrazo!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

LO + VISTO

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.