Ensueño naranja

Por

20 abril, 2012

Ensueño naranja: Libélula y arquera. Video: Sofía Franco. Música: Tsuji Mikio.

La primera vez que vi este vídeo recordé las experiencias de Castaneda con  animales de poder, a través de los que Don Juan pretendía enseñarle a parar el mundo y ver otra realidad donde es posible comunicarse con coyotes, venados, polillas y lagartijas. El vídeo me conecta con la impecabilidad del guerrero en el camino del conocimiento para adquirir poder y penetrar por la raja entre los mundos. La arquera es impecable y tiene el poder para ello.

 

A esto se refería el psicólogo A. Maslow al hablar de las experiencias cumbre, cuando nos encontramos en un estado de plena atención, absorción y fascinación, y la percepción se halla libre de juicios. Momentos fuera del espacio y el tiempo en los que percibimos plenamente la esencia de la vida.

Se experimenta admiración, rendición, respeto, humildad, gozo, amor y compasión. De forma espontánea brota gratitud hacia la Vida, el destino o Dios, y emerge un amor integrador que todo lo abarca. Se experimenta el fluir y desaparecen las defensas y el control, muere el ego. En ese estado de conciencia se resuelven las paradojas de la vida. Entonces todo es posible, incluso el extraordinario encuentro entre la libélula y la arquera.

 

Desde la perspectiva budista, la arquera representa el espíritu del Bodhissatva: un ser despierto y con el corazón abierto, en armonía con la naturaleza, comprometido en salvar a todos los seres.

La libélula comparte con la mariposa el simbolismo del renacimiento y la inmortalidad. En Japón la libélula es símbolo de éxito, felicidad, fuerza y coraje. Representa también la incertidumbre e inestabilidad por su revoloteo y rápidos movimientos.  Para los nativos norteamericanos simboliza la ilusión, el cambio, el espíritu libre y salvaje.

La imagen de la libélula exalta el poder creativo y la imaginación. Rodeada de un aura de fantasía, el aleteo de sus alas inspira pensamientos sobre hadas y un mundo mágico. El espíritu de la libélula nos susurra la necesidad de hacer conscientes nuestros sueños, necesidades y deseos. Nos conecta con la magia, la vulnerabilidad y la alegría del niño interior.

El espíritu de la libélula representa la sabiduría, la regeneración, la iluminación. Invita a reflexionar sobre los cambios que necesitamos realizar, los velos ilusorios que hemos de rasgar para facilitar nuestro proceso de transformación.

Que hablen otros. Os dejo un resumen de los comentarios de los cientos de personas que han vibrado con el ensueño de la libélula y la arquera. Gracias, Sofía! Y gracias a Tsuji Mikio, que belleza de música!

 

 

Foto: Fiona Mettini

 

 

“Es un deleite, un momento hermoso, mágico. Baila, abraza, siente, besa. Conexión y amor incondicional. Hay una afinidad, un trato exquisito y cuidadoso. ¿Es real? Instantes mágicos. Veo AMOR DIVINO”.

 

“Emoción, ternura, belleza y sobre todo magia… mi respiración se hizo suave y pausada para no romper la delicadeza de los movimientos de la bellísima libélula. Veo tu energía, suave y sutil comunicándose con el alma de la libélula, veo paciencia, delicadeza, belleza, ternura”

 

“Oigo los versos de Rubén Darío: «la libélula vaga de una vaga ilusión». Veo el universo en un grano de arena y al mar en una gota de agua. Veo al tiempo detenerse, al espíritu volar y expandirse. Veo la inocencia del niño. Este video es como un bálsamo. Siento armonía con la naturaleza, conexión y unión, la persona desaparece y aparece el Todo, la Presencia. Momentos así son el motor de la vida, de la energía y del continuo fluir”

 

“Veo la conexión entre el ser humano y la naturaleza, la comunicación entre ambos. La libélula me transmite dulzura, amor, felicidad, libertad. Me fascina la fuerza de la paciencia y el respeto en las cuestiones del Amor, y el asombroso el resultado”.

 

“Juego Infinito, naturaleza, paciencia, contemplación, belleza enorme. Dejar que fluyan los sentimientos sin intentar forzar, solamente querer y sentir sin esperar nada a cambio. El tiempo detenido. Una fantasía de dos almas puras encontradas”.

 

“El diálogo y la complicidad que se generan entre la parte ancestral de ella y la cuasi humanidad de la libélula es extraordinaria. Y parece que únicamente se rompe el encanto ante la posibilidad de que la libélula pueda verse así misma reflejada. La plasticidad, armonía y serenidad que transmite se agradece y disfruta”.

 

“Hermoso Haiku visual. Sosiego, levedad, vibración unívoca…belleza breve, silencio efímero. El oro atrae pero lo importante es la piel. Puedo ver todo lo que nos une mas allá de las diferencias de los mundos en los que habitamos y como el estado de silencio produce el encuentro. Todo está en su sitio… bellísimo!”

 

“La energía positiva se atrae mutuamente, el universo los une, purificador. Por cierto, hay un grupo de científicos europeos que proponen que el ser humano desciende de las libélulas. Lo he mirado un sin fin de veces, me parece mágico, hipnótico, preciosísima la comunicación entre vosotras”.

 

“Al principio me dio mucha ternura el contacto y el juego con la libélula, luego me sacudió una ola de emoción muy fuerte, estoy llorando como un surtidor, sentí como que me estoy perdiendo la vida en boludeces. Me causó un efecto terremoto”.

 

“Precioso y sorprendente, que conexión mágica, como las polillas o los coyotes del Nagual. La libélula de ríe, se comunica contigo, pero tus dedos, tu piel le gustan más que el anillo”.

 

“Asombro iluminado, Bellísima Danza. Me hizo llorar, tanto amor, comunicación, sensibilidad, amistad y ternura me conmovieron hasta los huesos. Es delicioso. Habla directamente a mi corazón. Me da calorcito. Paz, mucha paz interior. Una preciosidad. Absoluta belleza. Estoy explotado de emoción”.

 

“Me ha abierto el canal del corazón, me ha impactado, Gracias brujita, que experiencia tan bonita. Maravilloso ser testigo de la paciencia, cuidado, arte y maestría que requiere conectar con un ser mágico de otro mundo de percepción”.

 

“¡Que agradable sorpresa! Maravilloso video: delicado, sentido, amable… Una delicia. Nota: la especie que tan delicadamente trata es un macho de SYMPETRUM STRIOLATUM”.

 

«Gracias Arquera por darnos el honor de poder visionar tanta belleza, tanto amor, tanto sentimiento. Y de compartir estos momentos de tanta luz… Gracias. Has hecho belleza del amor y eso lo podemos disfrutar los demás. A través de una Libélula fue vista la Arquera”.

 

“Que bello… emocionante…me hace sentir que con delicadeza, tranquilidad, paz interior se puede tener el privilegio de poder comunicarte con la libélula. Te hace relajar y sonreír. ¡Qué linda la conexión con estos seres, son como pequeñas hadas!”.

 

“Pureza, ternura, conexión. Me recordó a una amiga que conocí tiempo atrás, una preciosa mariposa grande de alas azules que me acompañó tres días sin encerrarla. Luego se marchó. En ese tiempo recién comenzaba a conocer el Aikido. A ella le gustaba posarse sobre mi hombro izquierdo. ¿Te das cuenta que todos los seres necesitamos amor?”

 

“Siento que eres tú conectada con un hermoso ser de luz. A través de la conexión con esa criatura pude ver tu alma grande y luminoso, abierta a todos los seres visibles como invisibles. Tienes una sensibilidad que roza los sentidos de forma suave y sutil. Sin duda el canal de comunicación está abierto. Maravilla y belleza. Es simplemente extraordinario. Nada es azar, Todo forma parte de un plan definitivo y perfecto. Una historia de amor. Belleza armónica y emocionante de naturaleza, acordes y vida!”

 

“El tiempo se detuvo.  Me condujo al silencio. Que pureza, inocencia, entrega, confianza…conmovedor. Que delicada creación, comunicación sin palabras. Fascinante. Ahora me queda claro el concepto contemplar la naturaleza. Que bella manera de interactuar, comunicación mas allá de los limites y de las palabras. Encuentro, dialogo, belleza. Inspirador, que momento de magia, de comunicación. La mejor coreografía es aquella que nace de dos esencias conectadas, no es necesario pedirle algún lenguaje o traducción a tan interesante forma de comunicarse. Danza sublime. Me conecto con lo verdadero: Todo es amor. Este es el verdadero amor universal. Solo las almas transparentes son capaces de llegar a tal conexión”

 

 

Foto: Fiona Mettini

 

   

7 comentarios

  1. Sofia Franco dice:

    Porque algunos sueños no mueren, continuan vivos en el mismo indecifrable lugar donde nacieron.
    Gracias Chon!!!! <3

  2. Esther dice:

    Preciosas imágenes y precioso artículo. Después de leerlo he sentido que se puede ser capaz de todo. Gracias por tus letras.

  3. ximo badia dice:

    recibi tu link., una tarde., me abisme en el…
    me olvide….
    he vuelto….
    ire y volverè., pero ya esta impreso en mi inconsciente.

    que suerte tenemos algunos que aunque indirectamente, te hemos conocido.

  4. maría eugenia cavieres dice:

    Realmente fué un viaje hacia el corazón.Muy emocionante.GRACIAS.

  5. alicia dice:

    sincrodestino…ayer en mi taller de runas hablamos de percibir y todo este relato mas video me lo termino de definir .es muy hermoso

  6. Daly Rivera dice:

    Me encantó! que belleza, pureza, transparencia, paz,lindos momentos únicos…
    para mí seria como que se detuvo el tiempo! parapoder contemplar la paz y el amor entre la naturaleza,con una preciosa libélula siempre me han encantado las libélulas mil gracias por compartir ese maravilloso momento…
    Namasté

  7. jo dice:

    Por instante pensé que estaba soñando,la magia de saber que somos uno la conciencia infinita,el lenguaje universal del amor, tantos universos en este planeta…me ha despertado de nuevo
    gracias ….


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Un viaje hacía el corazón
Ascensión Belart, Psicóloga terapeuta




Nací en Madrid y vine a Mallorca hace más de 25 años en busca del mar. Aquí nacieron mis dos hijos. El sentido de mi vida ha sido conocerme a mi misma. Ahora sé que conocerse es ir más allá del ego o personalidad, es tomar conciencia de nuestra naturaleza original, el sol irradiante de nuestro corazón. Mi perspectiva de la psicología ha ido evolucionando y como la tierra está formada por diferentes estratos: psicología humanista, sistémica, gestalt, fenomenológico-existencial, el eneagrama y la psicología transpersonal. Soy practicante de Budismo zen desde 2000.


LO + VISTO

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.