La revolución del ‘Movimiento Transición’

Por

1 febrero, 2009

 

DSC_6921a

 

 

Llevamos 150 años viviendo con el petróleo. En este tiempo nos ha hecho aparentemente mucho más fuertes, rápidos y productivos, permitiendo a nuestras sociedades un rendimiento 100 veces superior a lo que sería sin petróleo. Hemos basado nuestra estructura de vida en los combustibles fósiles hasta tal punto que somos adictos a estas sustancias. Sin ellas, nuestra civilización se colapsa.

Todavía hay imprudentes que dudan del cambio climático. Sin embargo, nadie cuestiona que el petróleo más pronto que tarde se agotará. De hecho, el problema no aparecerá cuando hayamos gastado la última gota de crudo. El momento que realmente afectará a nuestra sociedad es el ‘pico del petróleo’, es decir, el momento en que nos damos cuenta de que a partir de este punto siempre habrá menos, y que por su escasez creciente se convertirá en una comodidad cada vez más cara. Muchos indicadores señalan que nos encontramos cerca de ese punto de inflexión, o que incluso ya lo hemos alcanzado.

DSC05461Este análisis puede dejar una sensación de depresión e impotencia. Sin embargo, en Inglaterra, ha nacido el ‘Movimiento Transición’ (‘The Transition Movement’) que fomenta la esperanza en lugar de la culpabilidad y el optimismo en lugar del miedo. Frente a la aprehensión ofrecen anticipación. Gracias a esta iniciativa ya se han movilizando pueblos enteros para pasar de la dependencia del petróleo a un renacimiento local. Concretamente hay 64 iniciativas de transición en el Reino Unido, 2 en Nueva Zelanda, 1 en Australia y 1 en EEUU. La lista de localidades que están decidiendo si van a ser iniciativas de transición asciende a 700 y un tercio están fuera del Reino Unido. Todas ellas han elegido afrontar el síndrome de abstinencia que supone la subida de los precios del petróleo con creatividad y visión positiva.

DSC05504 [640x480]El impulsor del ‘Movimiento Transición’ es un permacultor llamado Rob Hopkins. Hace algún tiempo se instaló con su familia en un pueblo del sur de Inglaterra llamado Totnes y allí se puso en marcha el primer ‘Transition Town’ (‘Pueblo en Transición’), que no es otra cosa que aplicar los principios de la permacultura a asentamientos enteros y ciudades. Después de 20 meses la iniciativa se expande como un virus benigno por todo el país. El Reino Unido está recibiendo una fuerte sacudida por la crisis y eso permite que este tipo de soluciones arraiguen con más fuerza. En los pueblos pequeños como Totnes (8.500 habitantes) la acogida es mayor y la aplicación de las herramientas de transición es más fácil. Sin embargo, se han sumado comunidades tan populosas como Bristol (400.000 habitantes) o Nottingham (280.000 habitantes).

Herramientas para sanar la Tierra

En la calle principal de Totnes, Rob y su equipo tienen un destartalado despacho desde donde dirigen el movimiento. Desde allí coordinan las ‘Iniciativas Transición’ y facilitan las herramientas a la red, pero solo hasta cierto punto ya que su intención es que cada proyecto sea autosuficiente y camine de forma autónoma. Tienen un manual que consta de 12 pasos. Algunos de ellos son: concienciar, formar grupos, utilizar espacios abiertos, facilitar el aprendizaje de habilidades, construir un puente con el gobierno local, honrar a los ancianos, crear un plan de acción de descenso energético, no forzar los resultados…

Este último concepto, es tanto una seña de identidad de la permacultura como del ‘Movimiento Transicion’. Cuando un permacultor hace un diseño, por ejemplo, para un huerto, en lugar de someter a la naturaleza e imponerle sus soluciones, trata de colaborar con ella y deja que sea ella quien se exprese. No se trata de tener una visión rígida del resultado final sino de actuar como facilitadores, para que la comunidad diseñe su propia transición.

Rob es un tipo que se curtió como activista en los años 90 oponiéndose a la construcción de grandes carreteras en Inglaterra. En esos mismos años se familiarizó con la permacultura que para él es “una caja de herramientas para sanar la Tierra” y se fue a vivir a Irlanda donde estuvo explorando la autosuficiencia y enseñando la permacultura. Allí, en un pequeño pueblo llamado Kinsale (2.300 habitantes) impulsó un proyecto llamado ‘Plan de acción de descenso energético de Kinsale’, esto fue el embrión que más tarde daría forma al ‘Movimiento Transición’. Para desarrollar a fondo la idea decidió irse a Totnes porque desde los años 20 está considerado un laboratorio perfecto para experimentar proyectos sociales de vanguardia y allí encontró el terreno de cultivo perfecto: una comunidad receptiva y un ayuntamiento abierto a ideas nuevas.

Somos adictos al petróleo

A día de hoy, ‘Totnes Transition Town’ (‘Totnes Pueblo en Transición’) es el proyecto de transición más avanzado y ejemplo para el resto. Llevan algo más de dos años y tras la fase de observación y diseño ya empiezan a verse resultados. Se ha credo una red de ciudadanos y hay 11 grupos de trabajo que cubren un amplio abanico de temas, entre ellos un proceso de descenso energético con un plan para los próximos 20 años.

Otras acciones han sido la plantación de unos 80 árboles frutales en el interior del pueblo, cada uno tiene un guardián que ha sido formado para cuidarlo. También han puesto en marcha un amplio programa de eventos y talleres de habilidades y han producido un directorio de alimentos locales. La iniciativa más llamativa ha sido la libra de Totnes, una moneda local que se puede utilizar en 73 tiendas del pueblo.

Para Rob Hopkins la fase de concienciación es muy importante. Ha llegado a la conclusión de que no todo el mundo está preparado para recibir el mismo tipo de información. Basándose en el hecho de que tanto nuestras sociedades como los miembros que las formamos somos adictos al petróleo, estudió el modelo que se aplica a los adictos al alcohol y se dio cuenta que hay diferentes fases de la adicción: pre-contemplación, contemplación, preparación, y acción. La pre-contemplación es cuando dices: “No tengo ningún problema, bueno a veces me gusta beber pero ¿qué pasa? Mis amigos también lo hacen, no es un problema.” La contemplación es la siguiente fase: “Bueno, a mi mujer no le gusta que beba y a veces lo paso mal. Puede que haga algo al respeto dentro de unos meses pero por ahora no es un problema.” La preparación es cuando dices: “Haré algo este mes, me siento preparado para hacerlo.” Y la siguiente fase es cuando lo haces.

En el trabajo con el medio ambiente y la adicción al petróleo, se da por hecho que todos están en la fase de preparación y que lo único que necesitan es un empujón para pasar a la acción. Pero no es así, la gran mayoría está en las fases de pre-contemplación y de contemplación. La forma de presentar estos temas a personas que están en la fase de pre-contemplación es muy distinta a la que empleas con gente en fase de preparación. Las palabras que a unos pueden animar a actuar a otros les pueden asustar y bloquear.

Otra herramienta característica es la visión positiva. Uno de los planteamientos que hace este movimiento es informar a las comunidades de que la situación frente al cambio climático y el pico del petróleo es parecida a una movilización de guerra. Pero hay mucha diferencia entre hacer una campaña contra el cambio climático que asuste a la gente, y crear una visión atractiva de un mundo post-petróleo que genere entusiasmo para que la gente quiera embarcarse en un viaje en esta dirección. En el libro “The Transition Handbook” publicado por Hopkins se citan algunas visiones de abundancia. Por ejemplo, la de Stephan Harding, autor de “Animate Earth”, que sueña con “una red interconectada de ecoaldeas, con muchos bosques salvajes alrededor y algunas bellas y pequeñas ciudades donde haya teatro, cultura, museos, buenas librerías, cafeterías, arquitectura orgánica…”.

Las acciones que los ecologistas han empleado en las últimas décadas, protestar, manifestarse, presionar, ya no son suficientes para las dimensiones del reto que tenemos delante. Rob Hopkins es tajante en este aspecto y critica la “autocomplacencia elitista y falta de humildad que a veces muestran los ecologistas, y que impide que se produzca una movilización a gran escala y que la cultura dominante se comprometa a un cambio”. Además afirma que “nos hemos acostumbrado a hacer campañas en contra de las cosas y nos hemos olvidado adónde queremos ir”. Según Hopkins “la lógica y la psicología son erróneas. Hay que entusiasmar a la gente porque un futuro con menos petróleo podría ser, si se aplica suficiente diseño y pensamiento por adelantado, preferible al presente”. El Movimiento Transición se esfuerza en presentar un futuro sin petróleo como un lugar hacia el que apetece ir. Para ello tratan de incorporar a novelistas, poetas, artistas y cuenta-cuentos al movimiento, para que creen nuevos mitos e imágenes apetecibles que estimulen el cambio. En Totnes hicieron un experimento, se situaron en el año 2030 con una capacidad energética muy reducida e intentaron visualizar cosas del estilo : Cuándo caminas por la carretera ¿qué sientes? ¿qué ves? O ¿qué vas a desayunar? ¿qué noticias traerá el periódico? Los niños se volcaron en la iniciativa. A ellos utilizar la imaginación les encanta. La consigna es anticiparse y construir el futuro en lugar de esperar a que llegue dramáticamente.

‘Resiliencia’ de la comunidad

Frente al pico del petróleo este movimiento apuesta por la ‘resiliencia’ de la comunidad. No es una palabra muy conocida, salvo en ámbitos de la ingeniería y la ecología,  pero su significado es muy inspirador. De hecho, este concepto refleja la capacidad de un sistema de responder a los choques externos y a los cambios forzados. En el contexto de las comunidades en transición se refiere a la capacidad de no colapsarse ante la carencia de petróleo o de alimentos, y su habilidad de adaptarse a los impactos. Los ingredientes que lo permiten son su diversidad, la cantidad de conexiones entre los elementos que lo componen y la capacidad de cada uno de estos elementos para subsistir por sí mismo.

Según el economista David Fleming, una comunidad con resiliencia es aquella que puede cubrir sus necesidades a pesar de la ausencia sustancial de viaje y transporte. Y la que remplaza las grandes infraestructuras y burocracias de la economía intermediaria con alternativas locales, hechas a medida, a un coste reducido. Para conseguir que la transición se desarrolle hay un punto clave en el proceso que dentro de la terminología de este movimiento se conoce como: Facilitar el Gran Aprendizaje de Habilidades. Para ello insisten en honrar a los ancianos porque los ancianos de hoy cuando eran niños pequeños, aprendieron un conjunto de habilidades por ‘osmosis’. No lo estudiaban en el colegio pero se criaron aprendiendo a reparar cosas, a hacer que las cosas duren, a ahorrar, a cultivar la tierra. Necesitamos que recuperar esas habilidades. Para Rob “nos hemos convertido en la generación más inútil que jamás haya pisado el planeta. Nos han educado para un mundo que va a desaparecer muy pronto”. Pero al mismo tiempo insiste en que “hay esperanza, somos muy adaptables y aprenderemos. Las habilidades no se han escapado totalmente de nuestras manos. Todavía hay gente que sabe hacer estas cosas, que han guardado los conocimientos”. De la misma forma que hay bancos de semillas propone que haya bancos de habilidades que recojan los conocimientos sobre agricultura, construcción…

“Cuando ves niños aprendiendo estas habilidades -dice Rob-, se nota el hambre que tienen de estos conocimientos; la idea de fabricar un barco o de hacer una casa les encanta. Los niños están hambrientos de este tipo de cosas”.

Para evitar malentendidos, Rob Hopkins insiste en que tener una economía local más fuerte no es un rechazo al comercio exterior o un intento para volver a un pasado idílico. En palabras del impulsor de Transition “significa estar más preparados para un futuro más escaso, más autosuficiente, y dar prioridad a lo local en vez de los productos importados”.

Hemos pasado de una sociedad agrícola a una sociedad industrial y ahora nos hemos movido a una sociedad post-industrial que tiene una encrucijada delante. El colapso o la transición.

La transición en las ciudades

Ha habido ideas de convertir una ciudad como Los Ángeles (EE.UU.) en ‘Transition Town’ (‘Pueblo en Transición’) pero no han fructificado, una ciudad que fue construida enteramente en la idea de que un coche te puede llevar a cualquier parte lo tiene mucho más difícil ante el descenso del petróleo y para recuperar su capacidad de resiliencia. No obstante, las ciudades que han iniciado la transición, como Bristol (400.000 habitantes), suelen tener un grupo principal al que se suman grupos de trabajo por barrios. Uno de los grandes retos que tienen es incluir a todas las culturas y las comunidades de inmigrantes.

Las Iniciativas de Transición están basadas en cuatro supuestos claves:

1.  La vida con un consumo energético dramáticamente reducido es inevitable; es mejor planificarlo en vez de que nos llegue por sorpresa.

2.  Nuestros asentamientos y comunidades actuales carecen de resiliencia para permitir capear los choques energéticos graves que acompañarán al ‘pico del petróleo’.

3. Tenemos que actuar como un colectivo, y tenemos que actuar ahora.

4. Si permitimos al ‘genio colectivo’ diseñar creativamente y activamente nuestro descenso energético, podemos crear estilos de vida que estén más conectados, más enriquecedores y que reconozcan los límites biológicos de nuestro planeta.

 



10 comentarios

  1. Juan del Rio dice:

    Hola, escribo para haceros llegar el que ha sido mi trabajo final del master de sostenibilidad que acabo de finalizar en Barcelona. Se trata de un documento divulgativo en profundidad sobre el movimiento en transicion para el que realice una estancia en varias iniciativas, en concreto en Bristol y Totnes y para el que se ha realizado una amplia busqueda bibliografica. Pretende ademas estudiar como este movimiento puede ser adaptado a un contexto diferente del anglosajon como es el mediterraneo. espero que sea util y os guste.

    http://movimientotransicion.pbworks.com/f/De+la+idea+a+la+acci%C3%B3n%3B+Aprendiendo+del+Movimiento+Transition+Towns+-+Juan+Del+R%C3%ADo.pdf

    muchas gracias por todo

    un saludo cordal,

    juan del rio

  2. carlos dice:

    Saludos, enhorabuena por el interesante artículo. Dejo un enlace a otro que espero guste a los lectores y sirva de complemento.

    Un cordial saludo

    http://www.ladyverd.com/articulo/1220/de_la_sostenibilidad_a_la_resiliencia_i.htm

  3. Manuel Gonzalez dice:

    Hola Saludos desde México, existe un pueblo de nombre Erangoricuaro en la localidad de Michoacan, México y ahi se dan cursos sobre permacultura, lo recomiendo ampliamente.
    http://www.tierramor.org
    Gracias y sigamos difundiendo la información para hacer la trasnsición.

  4. Miguel Pou dice:

    OJALÁ SE ACABE EL PETROLEO DE UNA VEZ!

    ASI SACARÁN de la cuarentena a todas las maquinas que usan energía del agua, del hidrogeno, o del Punto 0, a las que les han puesto una censura por copyright, habiendo sido comprada su patente y censuradas por la industria del petróleo

    Energía libre, ya!

    Miguel Pou

    Presidente de la Federación de Asociaciones
    de Félix Rodríguez de la Fuente

  5. Schutz dice:

    Resiliencia es un concepto que aplican en Alemania los trabajadores sociales para casos de
    violación, agresiones familiares o choques emocionales. Traducido en este caso sería que
    el que sufre estos problemas reacciona co su potencial para afirmar su propio valor a pesar
    de las fuerzas del entorno. En los ninios se pone en movimiento este punto de inflexion de
    la víctima a un ser más consciente de sí mismo cuando encuentra una figura de apoyo que
    suplanta a la que infligió el abuso y le muestra que existe la empatía. No siempre se tiene
    tanta suerte en lo personal. En lo social en cambio aplicar este concepto me parece una
    excelente idea. En ese contexto son muchos los que pueden dar apoyo en todos los cam-
    pos del saber.
    He visto en el norte de Alemania lagos artificiales producto de las minas de carbón.
    Esto me hace reflexionar en los espacios vacíos que deja el petróleo en las capas terres-
    tres. Según los expertos se llenan con agua! que con su fluidez no permite fijación.
    A veces los adultos vivimos de ilusiones difíciles de sostener.

  6. arjunen dice:

    entrevista muy interesante a Juan del Río sobre transition towns

    http://www.semanadelasostenibilidad.es/sostener/desde-barcelona-entrevista-a-juan-del-rio/

    recomendable!

  7. momia dice:

    comprate una bici y un perro

  8. En todo los lugares, organizamos la transición ! El 5 Mayo organizamos reuniones en los ciudades y los campañas, por incitar :
    – cambiar a una banca ética,
    – proveedor de electricidad renovable
    – a consumir productos locales
    – organizar el medio de transporte más ecológicas
    – promover el software libre

    Por un mejor protección del medio ambiente
    Actuamos un mundo más duradero, un mundo más sostenible

    Cambiamos nosotros !
    Cambiamos el mundo !

    El 5 Mayo : transistons.net

  9. Tema extremadamente interesante hasta el punto donde comienzen a importar los interese creados de las personas que tienen dinero.Se comienza el mismo ciclo cuando el inversionista comienza a verlo como negocio.Cambiar la mentalidad de la gente es una labor dura.Los admiro en el tema que manejan.Favor enviar información referente al manejo que están dando al agua.Recurrso que va a ser mas importante que el petroleo en tiempos muy cercanos.
    Saludos colegas y sigan en ese proceso
    Dios los bendiga en ésta ardua labor
    saludos cordiales
    Luis Fernando viveros
    Cali ,Colombia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>