Entrevista: Jordi Pigem, autor de Buena Crisis

Por

9 diciembre, 2009

Jordi Pigem es el filósofo de nuestro tiempo. Así lo demuestra en su nuevo libro Buena Crisis (Ed. Kairós y Ara Llibres), donde realiza un fiel retrato del especial momento en que nos ha tocado vivir. Sus recetas a los grandes retos se pueden resumir en dos líneas: acabar con el divorcio entre el ser humano y el resto de la naturaleza y empezar a buscar la felicidad en la creatividad, la solidaridad y las relaciones humanas. El consumismo y el materialismo son el pasado, ha llegado la época del postmaterialismo. Pigem ha sido profesor del Schumacher College, colaborador de Raimon Panikkar, Fritjof Capra… Y lo más importante: es muy buena gente.

jordi pigemBuena Crisis es el título de tu último libro. Normalmente crisis se suele asociar a algo negativo pero tú apuntas a algo positivo.

La palabra crisis viene de un término médico empleado para describir el momento en el cual el paciente se sana o empeora. Si se sana, se decía tradicionalmente que el paciente había tenido una crisis feliz, favorable o una buena crisis.

Estamos en un sistema que ya estaba enfermo y ha entrado en crisis, es decir, puede empeorar y volverse más hacia la sed de control, la violencia, la alienación o bien puede transformarse hacia un mundo más sano, más sensato, más ecológico, más justo y más sabio.

Es útil darnos cuenta de que esto nos da un poder de actuación que antes no teníamos. En una situación estable puedes intentar cambiar cosas y nada se mueve. En cambio en una situación de crisis todo está en transformación y  es mucho más fácil incidir en el curso de las cosas.

Ahora todo está fluyendo y es mucho más fácil orientar los cambios en el sentido que creamos que son positivos. La única certeza que podemos tener es de que nada se quedará igual.

En un mundo en donde cada vez hay más desigualdades y formas de explotación cada vez más sutiles, el hecho de que llegue una crisis como esta es una campanada que nos despierta. La bonanza económica y la posibilidad de consumir cada vez más eran como un soborno a nuestra consciencia que nos hacía ignorar los problemas terribles del mundo, a nivel de derechos humanos y de crisis ecológica, por ejemplo.  Creíamos que como yo cobro a final de mes y me puedo comprar lo que quiera, el sistema funciona.

Del mismo modo que hemos creído que la economía es la clave del bienestar de una sociedad, creíamos que el consumo era la clave del bienestar humano. Ahora sabemos que no es así. Y al desmontarse todo este sistema de creencias, todos los problemas que ya estaban ahí, pero que la sociedad prefería ignorar, ahora nos miran a la cara.

Es una medicina amarga…

Sí, pero nos despierta de un estado de sopor. El sistema era como un gigante sonámbulo que avanzaba estrujando ecosistemas, comunidades y el equilibrio del planeta bajo sus pasos. Ahora el sistema se desmonta y nos damos cuenta de que tenemos la oportunidad insólita, increíble y privilegiada de poder cambiar el mundo.

Pocas generaciones han podido sentir que sus decisiones pueden afectar el futuro, no solo de su comunidad local sino del conjunto de la Tierra. Estamos en un momento muy duro y muy difícil pero también podemos pensar que es un gran privilegio haber venido a la Tierra en este momento. Tener una vida humana en esta época de transformación enorme, con todas las posibilidades ilimitadas que ello conlleva, es la experiencia más interesante que se puede pedir.

El materialismo ha tenido una serie de manifestaciones políticas, como el capitalismo y el comunismo. ¿Qué tipo de organización social puede emanar de este nuevo paradigma holístico?

La visión holística del mundo lleva por naturaleza a sistemas de gobiernos mucho más descentralizados. El poder está en las comunidades locales. Se trata de una sociedad en donde no hay estructuras jerárquicas, no hay personas que lideran al conjunto de la población, sino que cada uno es capaz de tomar mayor responsabilidad por lo que hace y consume, por su impacto en la comunidad local y en el conjunto de los ciclos de la tierra.

Creo que esta crisis marca el principio del fin de la globalización económica y eso abrirá espacios de diversidad cultural que hasta ahora se habían ido sofocando. Permitirá una mayor diversidad de maneras de actuar en sintonía con  los ritmos de cada ecosistema. De hecho, es así como las culturas han ido evolucionando siempre: en sintonía con los ritmos climáticos y biológicos del ecosistema que las acoge, cosa que ahora prácticamente no tenemos en cuenta.

Ahora mismo lo que tenemos a nivel político es la gran transición desde estructuras rígidas y jerarquías centralizadas a toda una serie de iniciativas participativas que van a ir surgiendo a nivel local.

Todo esto comporta fomentar la participación ciudadana y la recuperación de maneras autosuficientes de vivir. Recuperar oficios que se estaban perdiendo, recuperar variedades agrícolas locales que se estaban abandonando. Hay que fortalecer estas comunidades locales y dejar que las estructuras más globales sean solo como un paraguas protector, no como una pirámide que acumula el poder en su cúspide. Sería un poder que emerge de abajo a arriba, no  de arriba a abajo.

Jordi Pigem y Alberto Fraile durante la entrevista

¿A nivel simbólico estaríamos hablando de pasar de la fórmula piramidal al trabajo en red?

Sí, exacto. La pirámide es una metáfora que vale mucho para los sistemas que hemos creado hasta ahora, tanto políticos como empresariales. Pero la naturaleza no funciona así. El concepto de pirámide puede asociarse con nociones teológicas que proclaman un dios superior que está por encima de la Tierra. La versión del cristianismo que ha triunfado (que no es por ejemplo la de San Francisco) es muy jerárquica y se ha vuelto compatible la visión del mundo hasta ahora hegemónica, en la que destaca la competición y la lucha por la supervivencia, todo se rige por leyes mecánicas y lo que tiene más fuerza triunfa.

La visión holística nos revela que todas las cosas están íntimamente relacionadas y todo depende de todo lo demás. Es una visión mucho más compatible con la idea de red. Cada acto, como una piedra que cae en un estaque, genera ondas que luego se van expandiendo. En esta crisis, las pirámides se derrumban y las redes se fortalecen. Todos sabemos que las estructuras piramidales ya no funcionan.

Inventar estructuras piramidales es un experimento de la humanidad que hemos comprobado que no funciona. Y no funciona ni siquiera para los que están arriba, muchos de los cuales están colmados de insatisfacción.

Ahora nos toca probar formas nuevas de organización. Sabemos que el cosmos y la vida funcionan en red. Cuanto más funcionemos en red nosotros, más fluiremos con la naturaleza y mejor nos irá.

¿Es el universo un lugar acogedor?

Los pueblos indígenas tradicionales se han sentido parte de su ecosistema inmediato y del Universo. Cuando miran a la Luna y al Sol, los ven no solo como parte de su cosmología, sino de su mitología y de su propia familia… De esa percepción primordial del mundo, en la cual nos sentíamos instintivamente hermanos de  las plantas, los animales y los astros… hemos pasado a una visión mecanicista en la que consideramos que lo único real es lo que se puede medir, lo que se puede cuantificar. Eso da lugar a un mundo que puede ser controlable y eficiente en muchos sentidos, pero donde todo lo que no es cuantificable, todo lo que tiene que ver con la creatividad, la imaginación, el arte, la espiritualidad, nuestras relaciones, el amor… todo ello se percibe como una cosa accesoria y poco importante. Si creemos que lo más propiamente humano es un añadido, creamos un mundo inhumano y hostil.

Es curioso que las conclusiones a las que está llegando la ciencia de vanguardia coinciden con las  filosofías espirituales más tradicionales. Parece que los científicos y los místicos acaban entendiéndose al final del trayecto.

Dos premios Nobel de Física del siglo XX, Schrödinger y Wigner, independientemente llegaron a la conclusión de que ciertos experimentos de física contemporánea solo podían explicarse satisfactoriamente si pasamos a considerar que el fundamento de la realidad no es la materia y la energía, sino la conciencia y la percepción. Eso significa un giro de 180 grados en cómo vemos el mundo desde hace siglos. Y esto no lo dicen maestros espirituales, sino premios Nobel de Física. Hay, como mínimo, paralelismos entre la visión del mundo que han cultivado las filosofías no dualistas de diversas escuelas budistas, taoístas e hinduistas, y la visión que nos presenta la física contemporánea.

La física ha descubierto cosas que los propios físicos no son capaces de asimilar en su vida cotidiana. La visión del mundo que emerge de la física cuántica borra la visión de que existen entidades separadas. La mayoría de los físicos viven en una especie de doble vida. Cuando están trabajando con la física cuántica, abrazan la visión de radical interdependencia de todas las cosas, pero cuando están en su vida cotidiana, todo vuelve a estar fragmentado y muchas cosas se siguen rigiendo por los valores tradicionales.

Nuestra cultura todavía no ha sabido integrar lo que hace ya cien años comenzó a emerger de la física cuántica y más recientemente de la neurobiología.

Tenemos la base científica para una visión holística, en la cual nos damos cuenta de que todas las cosas son interdependientes y en la que la actitud más natural y más efectiva es cooperar y no competir. De ello puede nacer espontáneamente una actitud que no es de control sino de participación de los ciclos de la naturaleza.

Del control, al fluir. ¿Cómo podemos aprender a fluir? Supongo que la confianza es la clave ¿no?

Sí, la confianza es parte de este proceso. Si nos sentimos separados del mundo y separados los unos de los otros, la única manera efectiva de actuar es controlar y competir. Es una actitud basada en la desconfianza. Pero la palabra confianza puede tener la connotación de ingenuidad. Yo usaría la palabra participación, en el sentido de que nos sentimos parte de una red de ciclos, de una red inagotable de múltiples ciclos y de ese modo podemos sentirnos parte del conjunto del universo y parte del milagro continuo de renovación de la vida.

Pasar de esta actitud de control a una actitud de fluir es lo que te permite dejarte guiar por tu creatividad. También es una actitud mucho más sana. Se puede medir fisiológicamente cómo una persona que intenta controlar tiene mucha más tensión que una persona que siente que participa en el fluir de las cosas, que está naturalmente más relajada.

En una visión del mundo en la cual las cosas están separadas hay que unirlas con vínculos de control o con leyes mecánicas que rijan su funcionamiento. Una visión más participativa nos lleva a fluir con los ciclos de la naturaleza y con los ciclos de las relaciones humanas.

Hay pensadores que opinan que los humanos ya no podemos reintegrarnos en los ciclos de la naturaleza, que la expulsión del Paraíso es definitiva

La raíz del problema que tenemos hoy en día es el dualismo entre nosotros y el mundo, que se manifiesta por ejemplo como dualismo entre la humanidad y la naturaleza. La clave para conseguir un mundo que funcione es superar ese dualismo.

Hay actitudes que parten de la idea de que los humanos estamos aquí para administrar el planeta. Parten de la arrogancia de creer que saben cómo funciona el planeta.

Pero tal como nosotros respiramos sin ser conscientes de todos los procesos ligados a nuestra respiración y tal como nuestro corazón late sin que nosotros sepamos cómo, nadie sabe en detalle cómo funcionan los innumerables ciclos en continua transformación que constituyen la naturaleza.

La naturaleza es líder en tecnología porque todo lo que crea es mucho más complejo, mucho más bello y mucho más eficiente que lo que creamos nosotros. Creer que nosotros podemos controlar artificialmente el equilibrio ecológico de la Tierra es de una gran ingenuidad y arrogancia.

Los seres humanos de los países ricos y de las elites ricas de los países del Sur hemos vivido de un modo que nadie nunca antes había vivido. Volar, adaptar la temperatura de cada sala a lo que nosotros queramos y regular todo lo que ocurre a nuestro alrededor, importar comida de la otra punta del mundo y disponer de todo tipo de artilugios electrónicos… son comodidades que ni siquiera los grandes emperadores tenían, pero hemos terminado creyendo que esta era la manera natural de vivir.

¿La solución pasa por vivir con menos?

La economía convencional sigue ignorando que depende de la naturaleza. La inminente escasez de recursos energéticos clave nos obliga a reconocer que la vida que hemos estado llevando en las últimas décadas no es sostenible. Si queremos perdurar como una especie integrada en los ciclos de la tierra, hemos de consumir menos energía y hemos de aprender a vivir mejor con menos, ser más felices con menos.

No hay ninguna alternativa energética viable que sea capaz de proporcionar el nivel del consumo que hemos tenido hasta ahora. Pero eso no es una mala noticia, porque esta sociedad de consumo es una fuente de adicciones y de problemas psicológicos que antes no existían. Hay que reaprender a vivir mejor con menos energía externa y en cambio potenciar nuestras energías interiores: la creatividad, la solidaridad…

Hemos de limitar nuestro impacto en el medio, pero hay mil cosas que son ilimitadas: la amistad, la solidaridad, la imaginación, la creatividad, el arte, la capacidad de aprender… siempre las podemos potenciar.

Todo lo que no depende de una base material, no tiene límites. Darnos cuenta de que estamos en un mundo de posibilidades ilimitadas abre la puerta a darnos cuenta de que el mundo que podemos crear tampoco tiene límites. Tal vez nos espera un mundo que ahora mismo no podemos imaginar. Tiene el potencial de ir a peor o a mejor. Podemos vivir una mala crisis o una buena crisis. Nos espera un mundo que no será como este. Contribuir a que sea un mundo mejor está en nuestras manos, y en nuestro corazón.



18 comentarios

  1. hugo luchetti dice:

    EN RED

    con el cosmos
    la informaciòn,
    la gente,
    el dinero,
    que debe ser gratis,
    para todos,
    la distribuciòn
    de todo lo que hay
    en todos los que somos
    la muerte del poder
    el auge del conocer
    y del Ser.

    Gracias por todo esto!

  2. Lucia Masdeu Aguiló dice:

    Me encanta. Ojalá un día tengamos a muchos profesores como él, y que la educación en el colegio, instituto, universidad y en el hogar den prioridad a la creatividad y a la imaginación, algo que nos han hecho creer que es demasiado idealista y poco realista. La realidad ahora es bien distinta, y necesitamos urgentemente recuperar el amor a la naturaleza, la solidaridad, la amistad, … Como bien dice él, como dicen personas, para mi admirables y dignas de ser escuchadas, como Carvajal, Satish Kumar, otro mundo es posible, si lo creemos, y si hacemos lo que tenemos que hacer, Ya.

  3. Patricia dice:

    Mientras el ser humano pretenda demostrar su superioridad a través de la destructividad, jamás logrará su objetivo. La auténtica supremacía del ser humano sólo será evidente cuando cambie su punto de vista, sienta respeto por todas las formas vivientes, aprenda a cuidar la Tierra, ame la justicia, sea solidario y aprenda a Amar sinceramente. Patricia.

  4. Analá dice:

    Excelente artículo….muy motivador, ayuda a la reflexión sobre sí mismo.
    No temer al fuerte proceso del despertar individual y colectivo.
    Analá.

  5. “Ahora el sistema se desmonta y nos damos cuenta de que tenemos la oportunidad insólita, increíble y privilegiada de poder cambiar el mundo”.

    Hace unos días hacía referencia en mi blog a una entrevista que le hicieron a José Luis Sampedro:

    A la pregunta “¿Saldremos de la crisis?”:

    Él respondía:

    “No es una crisis dentro del sistema,
    es la crisis del sistema mismo”.

    Gracias por esta entrevista y gracias a Jordi Pigem, por su lucidez.

    Con vuestro permiso, en breve, hago referencia a esta entrada en mi blog.

    Un abrazo

    1. Daniel Garrido dice:

      Hola Concha. Si puedes, me gustaría que subieras el link de la entrevista a Don Sampedro. Le tengo mucha admiración y siempre es bueno oír su palabra. Gracias Daniel
      PD: leíste “La sonrisa Etrusca” ..?? Si no lo hiciste, te la recomiendo.

  6. Manuel dice:

    Muy buena entrevista y muy buen libro, recomiendo leerlo

  7. tomas sanchez dice:

    La entrevista está muy bien y todo lo que se dice, pero… explicaselo a la gente en paro y que no tiene dinero paa pagar la hipoteca, la subida, de la luz, los impuestos…. ¿conque se puede pagar, con creatividad?¿con amistad? ¿con solidaridad? El banco quiere BILLETEEESSS ni creatividad ni amistad ni que “FLUYAMOS” y si el mundo nuevo va a peor… por favor pare que me bajo en la próxima estación
    ¿Alguien sabe si venden parcelas en Júpiter? quizás el nuevo futuro este alli…quien sabe!

  8. Luna Nava dice:

    Hola me encanta su pagina pdrian mandarme sus articulos para que yo a su vez los pueda reenviar gracias. Luna Nava

  9. Antonio Sandoval dice:

    Oye, “Contra el oportunismo” eres más pesado que una vaca en brazos. Tus comentarios son un tostón. Y también queda claro que eres un oportunista de cuidado que entras aquí a despotricar, y encima exigiendo. Montate un blog y contempla desde allí tu verborrea. ¿Necesitas atención?

  10. rafael fosch dice:

    Sr oprortunista magnífica exposición de la realidad contemporánea y buen resumen, de verdad… pero me pregunto ¿cuál será su visión personal de la vida, la sociedad,la cultura, etc . más allá de lo que han opinado los filósofos, políticos, los economistas, los estadistas, los religiosos, etc.? Me gustaría aprender de usted y no es broma. A veces, por no decir muchas, no exponemos nuestra propia experiencia por miedo a la crítica y sin embargo puede servirnos para avanzar. Un saludo!

    1. Servena dice:

      It’s a pleasure to find such ratoianitly in an answer. Welcome to the debate.

  11. Antonio Sandoval dice:

    Sr. Oportunista a la contra no se vaya, le echaremos de menos. Yo pensaba que le habían contratado estos hippies de Namaste como humorista, como recurso para aumentar la audiencia.

  12. Amparo Moreno Restrepo dice:

    Señor Contra el oportunismo, por favor, reconsidere su posición y vuelva. A mi me ha parecido muy interesante y enriquecedora su intervención.

    Deseo con un poco más de calma y menos apasionamiento concluir nuestra discusión.

    ¿Qué importa la burla o la critica sin fundamento? No tenemos ni usted ni yo por que sentir malestar de ninguna especie ante comentarios superfluos. Eso solo refleja la poca profundidad de análisis en quien emite burlas e insultos. (También yo lo he hecho, y me apeno y me disculpo por ello)

    De todas las artes, a mi parecer, la mas enriquecedora y deliciosa es el dialogo. Y más aun, el dialogo con quien opina diferente a mi; con quien ve las cosas de otra manera.

    Tengo comentarios que hecerle a su ultima respuesta y tambien algunas preguntas

    Tambien quiero aclarar que al considerar con mas detenimiento la intervención del señor Alberto Fraile en neustra discusión, intuyo -ya me corregira el señor Fraile si me equivoco- fue detener un correo mio que era bastante impertinente.

    Tal vez soy la unica responsable de todo es impasse. Por favor disculpeme. Y disculpenme todos.

  13. Fabian dice:

    Gracias Amparo, por ser ese espejo donde uno se refleja.
    En muchos momentos juzge sus formas, mas no sus palabras.
    Hoy me doy cuenta de que lo que juzgaba, en realidad, estaba en mi, y por eso me molestaba.
    Pero su gesto de este ultimo mensaje, es como un balsamo. Es ese mensaje que deseabamos oir: “Se puede dialogar, sin discutir”
    Un abrazo.

  14. rafael fosch dice:

    Perdone si le he ofendido pero la propuesta era sincera. Lo del Sr oportunista no es para burlarme, no soy asi, es como un tú a tú. Quizás tenga miedo a exponer por y en representación de si mismo, le respeto por ello. Pero a veces vemos lo que queremos ver y no escuchamos lo que nos quieren decir. Pero la propuesta es sincera y sigue en pie, no lo dude…

  15. El organigrama que propones -perdona el termino, pero no deja de serlo- es más o menos aquel al que hemos arribado todos los que fuimos observadores de la realidad de nuestro tiempo y, a la vez, visionarios de la única salida lógica hacia el futuro de la humanidad, no sólo porque sea la preferible, sino también porque es el pie que mejor encaja en el zapatito de cristal de la existencia. Echo de menos en él toda alusión al universo de lo emocional, lo que dificulta enormemente las cosas, no sólo en relación al modelo de mundo en que vivimos y lo que esto implica para sus procesos trasformativos, sino por lo que das por hecho, y que yo no tengo tan claro, en nuestra relación como individuos dentro de ese mismo organigrama que propones. En cierto sentido, miras el holograma y olvidas al bichito que lo anida o, lo que es lo mismo, lo das por hecho. Cambia el holograma, cambia el bichito. Para mí esto es una manera un tanto subjetiva de verlo.

  16. gilda dice:

    Inspirador, re afirma el sentido que le he dado a mi vida y también señala errores que puedo y debo corregir :)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>