1. El peligro de los bancos

    Por

    “Las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate. Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florecerán en torno a los bancos…


  2. Los 7 principios universales

    Por

    La vida, el universo, tiene un orden, unas leyes que se conozcan o no, siempre van a estar presente, siempre van a estar en perfecto funcionamiento. Estas leyes son “Los 7 principios universales. Cuando se actúa a favor de ellas nos va la vida bien, y decimos que somos felices, cuando actuamos en contra de ellas tenemos el sentimiento de infelicidad, y angustia, que no nos permite avanzar, y es cuando sentimos que nuestra vida está estancada. Para ir a favor de estas leyes hay que conocerlas, y este conocimiento es el que nos hará libre, ya no nos sentiremos más víctimas de nuestro destino, seremos los/las creadores/as de nuestra vida, tomaremos nosotros el timón de nuestra vida.


  3. Disipar la oscuridad

    Por

    Qué hermoso es todo aquí arriba, sentado en el avión y observando las nubes. O ¿tal vez debería decir que todavía es hermoso? En el atmósfera se hallan peligros invisibles. El aliento tóxico de la industria, los desechos descuidados de la Buena Vida que se lleva allí abajo. Estas capas infinitas de olas blancas me resultan tan puras que por un momento puedo olvidar todo eso.


  4. Entrevista a Mercè Conangla. Ecología emocional

    Por

    La ecología emocional es un paso más allá de la inteligencia emocional. Mercè Conangla y su compañero Jaume Soler desarrollaron este concepto cuando se dieron cuenta de que padecemos mucha más contaminación emocional que atmosférica.


  5. El cuerpo habitado

    Por

    Hemos de tener en cuenta que somos seres biológicos, emocionales, mentales y espirituales, y por ello tenemos que conocer y cuidarnos en todos estos ámbitos. Necesitamos aprender a cuidar de nuestro cuerpo, de nuestra vida emocional, de nuestra mente y nuestra alma. También somos seres relacionales, por lo que debemos analizar de qué manera nos relacionamos, de lo que nos ocuparemos en próximos artículos.


  6. Acompañando en el último tramo de la vida

    Por

    La primera vez que escuché la palabra Cuidados Paliativos fue hace 6 meses en un correo electrónico de la Asociación de Voluntarios de Cuidados Paliativos de las Islas Baleares (DIME- cuenta con nosotros-). La verdad es que llegó en el momento justo. Hacía unos meses que le estaba dando vueltas a la idea de ayudar a la gente que está en el último tramo de su vida…


  7. De la competencia a la co-creación

    Por

    La comunicación verbal es inherente a los seres humanos y aunque el refrán dice que hablando la gente se entiende, una mirada a nuestro alrededor basta para darnos cuenta de que no suele ser así. Su práctica y su teoría se han desmenuzado. La importancia de una buena estructuración del mensaje tiene que ir acompañada de un registro formal que sea coherente y de un mínimo de códigos compartidos, sino seremos ininteligibles…


  8. Liberación

    Por

    Nuestro más profundo miedo no es que seamos inadecuados.

    Nuestro más profundo miedo es que somos poderosos más allá de lo medible.

    Es nuestra luz, no nuestro lado oscuro, lo que más nos asusta.

    Nos preguntamos ¿quién soy yo para ser brillante, espléndido, con talento y fabuloso?

    Es realidad ¿quién eres para no serlo?


  9. El diamante de la verdad.

    Por

    Me acerqué a él y le pregunte: “¿Quién eres?”.

    - Soy el guardián del diamante de la verdad – respondió sonriente.

    - ¿La verdad? –acerté a preguntar.

    - La verdad como este diamante tiene muchas caras. A cada uno le corresponde averiguar la que le toca y reconocer que hay otras muchas.


  10. No estás deprimido, estás distraído…

    Por

    No estás deprimido, estás distraído… por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, porque todo te fue dado. No hiciste ni un solo pelo de tu cabeza, por lo tanto no puedes ser dueño de nada. Además, la vida no te quita cosas: te libera de cosas… te aliviana para que vueles más alto, para que alcances la plenitud.