Oración de Mahatma Gandhi

Por

20 septiembre, 2010

Señor…

Ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.

Si me das fortuna, no me quites la razón.

Si me das éxito, no me quites la humildad.

Si me das humildad, no me quites la dignidad.

Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla, no me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.

Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a no juzgarme como a los demás.

No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso.

Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.

Enséñame que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es una señal de bajeza.

Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso.

Si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme y si la gente me ofende, dame valor para perdonar.

¡Señor… si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mí

   

7 comentarios

  1. Maria Emilia dice:

    Que oracion más hermosa, la passaré a todos mis amigos y les pediré que a su vez ellos la pasen a los demas…

  2. fulgencio dice:

    gracias por recordarme que soy simplemente un eslabon en una cadena de voluntades y energías que en la suma somos algo que mueve y hace girar el mundo…gracias por recordarme que es con la humildad que podemos sanar el alma de la tierra…gracias por recordarme que soy tan grande que en mi pequeñez disfrazo mi grandeza…gracias simplemente por ser y dejarme ser …

    1. Gracia dice:

      Marabillosa reflexión!!!

  3. Gloria M. G. Pinto dice:

    La conocía desde hace años y solo podía ser de Gandhi. La conocía porque la vida de Gandhi ha sido para mí un refugio de paz, un ejemplo a seguir, difícil, pero no imposible, alguien a quien admiro profundamente. Pacificador por antonomasia. Hombre inteligente, puro, humilde, como su oración ¿Se dan cuenta que las apariencias engañan? El, tan pequeño, tan delgado, tan silente, que en cualquier otra circunstancia, pasaría desapercibido, sin embargo, su envergadura interna, tiene un tamaño colosal; su porte ético y espiritual es inconmensurable. Hoy, hacen falta muchos Mahatma Gandhi más, muchos Martin Luther Kung más, muchas Sor Teresa de Calcuta más y otros tantos, para arreglar este desaguisado que hemos hecho de nuestro planeta, en el que el tristemente famoso, modelo económico neoliberal, se ha vuelto el segundo depredador más grande de nuestro planeta… aplicado por nosotros mismos, que nos hemos convertido en el primer depredador de nuestra propia casa o al menos, en cómplices silenciosos.

  4. Amparo Moreno R. dice:

    Y con todo, los ingleses alcanzaron a inocular ideas absurdas en la gran mente del Mahatma: meter en su oraciòn los conceptos de exito y fracaso.

    ¡Cuantas vidas para extirpar una idea del cerebro! ¡Cuantas generaciones perdidas girando entorno a sofismas! Orando y orando y orando…

    Oh Mahatma, este mundo ha sido construido por las grandes almas con trabajo de ciegas hormigas. Y parece que vamos llorando y llorando y llorando…

  5. Amparo Moreno R. dice:

    Amados colisteros, sigo pensando en esta oraciòn de Gandhi, y a cada instante me convenzo màs de que, salvo que pudiera yo verificar de alguna manera que nadie intervino esta oraciòn, jamàs creere que el gran Mahatma dedico un momento de su existencia para pedir tales tonterias. Quiza dos o tres solicitudes tienen relevancia, lo demàs: miedo y vanidad.

    Esas tonterias que las diga Teresa de Calcuta ¡pero Gandhi?

    ¡Oh no no no no no nó! Gandhi, esa Gran Alma, fue mucho màs que lo que el hombre identificado con sus egos ve en èl.

  6. yonnathan alvarado dice:

    me gustaría me enviaran libros y pensamientos de esta persona sabia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

LO + VISTO

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.